A nadie escapa que la colonia de Gibraltar se encuentra inmersa en un auténtico boom del ladrillo como lo estuvo la España de los 90. En este sentido Gibraltar es un nuevo destino de los inversores delictivos que utilizan la construcción de viviendas para blanquear dinero.

Proyectos millonarios que incluyen zonas residenciales, puertos deportivos viviendas de VPO (¡con una valor de 350.000 el apartamento!). En los últimos años, el gobierno de Gibraltar a activado una campaña de obras públicas, y concesiones a constructoras, para doblar el suelo de viviendas e infraestructuras. Por toda la colonia se suceden proyectos de infraestructuras turísticas, apartamentos o instalaciones marítimas para alojar yates y cruceros. Sin embargo, el oscuro negocio de la construcción en Gibraltar esconde algo mucho más siniestro.

Gibraltar: la construcción de viviendas como fachada para el lavado de dinero

Estos mastodontes de hormigón y cristal, invaden aguas marítimas en las inmediaciones de soberanía española. Esta situación está causando una gran alarma entre las autoridades andaluzas. Y no solo por la agresión que supone desde un punto de vista territorial, sino por temas fiscales y de seguridad, ya que estas estructuras, muchas de ellas ya terminadas, son utilizadas para blanquear capitales procedentes del terrorismo y el narcotráfico internacional.

En este sentido, el gobierno del TOG ha estado promoviendo la construcción de muelles, puertos deportivos, centros de convenciones, complejos turísticos y otros proyectos de desarrollo en la isla. Estos proyectos, algunos de los cuales solo son en el papel, atraen el interés de inversionistas anónimos que, a través de compañías offshore y testaferros, meten miles de millones de libras en estos complejos.

Por otra parte, el gobierno de Gibraltar ha estado tratando de establecer acuerdos con otros estados para asegurar el blanqueo de capitales. Estos acuerdos tienen como objetivo promover el crecimiento económico de la isla, pero también están permitiendo la entrada de dinero sucio, lo que podría tener graves consecuencias para la economía española.

Primero hay que entender la particular legislación fiscal del TOG. Recordemos que se basa en una figura jurídica denominada fideicomiso donde los testaferros y las Offshore juegan un papel primordial.

Los fideicomisos se crean a través de un acuerdo entre una persona que establece el fideicomiso y la persona que recibe los fondos, que es conocida como el fideicomisario. El fideicomisario es un tercero que no está involucrado en la transacción original y recibe el dinero para su cuenta en nombre del fideicomitente y según sus instrucciones. Esto significa que el dinero generalmente se transfiere a una cuenta bancaria a nombre del fideicomisario, que luego lo transfiere a la cuenta del fideicomitente. Así, el dinero oculto se rodea con la legitimidad del fideicomisario, disfrazando el origen ilegal de los fondos.

Las organizaciones criminales utilizan el fideicomiso para blanquear capitales, lo que significa que toman dinero que proviene de actividades delictivas y lo mezclan con otros fondos para hacerlo parecer que proviene de una fuente lícita. Esto ayuda a disfrazar el origen ilegal de los fondos y a legitimar los ingresos, lo que facilita el lavado de activos.

HCT Gibraltar es un proyecto de 665 viviendas con una superficie de 120.000 m² y una Altura Max de 106 m. encargadas al Grupo  CASAIS de Portugal. Estos mastodontes, 6 en total se han levantado sobre rellenos de tierras.

¿Cómo blanquea el dinero del narcotráfico Gibraltar con la construcción de viviendas?

El blanqueo de dinero del narcotráfico en Gibraltar puede llevarse a cabo a través de la construcción de viviendas, es decir, los delincuentes pueden invertir el dinero en la compra de terrenos a través de un fideicomiso, en materiales de construcción y mano de obra para la construcción de viviendas. Esta actividad les permite legitimar el dinero obtenido de forma ilícita, ya que el dinero invertido en la construcción de viviendas se puede recuperar a través de la venta de las mismas. Así, los delincuentes pueden obtener una ganancia lícita de su actividad criminal. Esto lo saben las autoridades de Gibraltar y las británicas, y lo han convertido en una fuente inagotable de libras esterlinas. 

¿Cómo se beneficia el gobierno de Gibraltar de estas actividades de blanqueo?

El gobierno de Gibraltar se beneficia de estas actividades de blanqueo a través de la recaudación de impuestos. La inversión en la construcción de viviendas genera una actividad económica que se traduce en mayores ingresos para el Estado. Esto significa que los gobiernos pueden recaudar impuestos sobre los ingresos de los delincuentes, el valor de la tierra adquirida, el material de construcción y los salarios de los trabajadores. Esto ayuda al Estado a recaudar fondos para financiar proyectos públicos y mejorar la infraestructura del país.

Por supuesto la edificación masiva en la colonia no solo tiene un impacto económico, también medioambiental. No sólo están afectando el territorio español, sino también el medio ambiente, ya que los sedimentos y los residuos generados por la construcción están contaminando el agua y la vegetación cercana. Aunque las autoridades de la colonia presuman de medidas sostenibles, en realidad varias asociaciones como Verde Mar, vienen advirtiendo del terrible impacto sobre nuestro entorno por culpa de estas edificaciones.

La Ley de Costas española establece que es ilegal construir a menos de 100 metros de la ribera del mar. Esta franja se conoce como la Servidumbre de Protección, y se encuentra dentro del Dominio Público Marítimo-Terrestre. Esta zona es protegida para garantizar la conservación de la costa y su biodiversidad, y evitar el impacto ambiental de las construcciones en la zona. La ley también limita la venta o arrendamiento de terrenos dentro de esta franja, ya que los propietarios no pueden vender o alquilar sus tierras durante un periodo de cinco años después de haber sido confiscadas por el gobierno. 

Sin embargo, esta ley de costas no se respeta. En Gibraltar, el ruido de las grúas y el de los gigantescos camiones cargados de escombros, no cesa. Con cada nuevo proyecto, una lluvia de millones de dinero negro, procedente de actividades criminales de medio mundo, riega generosamente los bolsillos de las autoridades de la colonia. A costa de nuestra soberanía, y de la salud de nuestra costa.

Artículos Relacionados

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Conflicto Territorial