Gibraltar es hoy como un zoológico humano, el retrato melancólico de un pueblo que vive anclado en su propia imagen pasada. Resultaría divertido convertir este enclave pintoresco, en un parque de atracciones que pudiéramos visitar todos los europeos para darnos cuenta cómo fue África, hace apenas 100 años. Pero Gibraltar no es gracioso, por qué Gibraltar representa la peor parte del colonialismo británico, que tanto daño ha hecho al mundo y que aun hoy divide continentes, enfrenta naciones y condena a la pobreza a muchos pueblos. 

Contando Patos: Gibraltar un Anacronismo Histórico

Reino Unido vive anclado en otra época, y se olvidan que el imperio británico fue derrotado por los japoneses en 1942 en la batalla de Singapur, que puso fin definitivamente, a 120 años de  hegemonía inglesa en el mundo (el imperio español duró nada menos que 420 gloriosos años). De nada sirvió que las fuerzas de la Commonwealth superaran tres a uno en número y poder militar a las fuerzas japonesas, para que estás le infringieron una derrota aplastante. Este acontecimiento, marcó el fin del Imperio Británico y el inicio de una nueva era de descolonización y de hegemonía soviética y Americana.  
Sir Arthur Percival y los representantes del Reino Unido en Singapur se rinden al pequeño, solo en altura, general japonés Tomoyuki Yamashita. Es la primera vez que un imperio occidental resulta derrotado por otro imperio no blanco. Una humillación para los Británico de la que nunca llegaron a recuperarse.

Las autoridades británicas no supieron asimilar esta derrota, y se movilizó una fenomenal maquinaria de propaganda psicológica para reinterpretar la historia. Películas como el puente sobre el Río Kwai son buena muestra de eta campaña. Este intento patético por manipular la historia, como es costumbre en los británicos, tuvo éxito dentro y fuera de las islas. La gente se olvidó que habían perdido la guerra y que ya no pintaban nada en el mundo.  Hoy para los súbditos de la Reina Isabel, nada ha cambiado, todo sigue igual, y la memoria del imperio mantiene su vigor a través de cientos de tradiciones anacrónicas, símbolos como Gibraltar, o figuras como la de su Reina y familia real.

Gibraltar es un anacronismo histórico. Es parte de la estrafalaria identidad del pueblo británico. Hace poco veía como unos tipos, disfrazados con uniformes de circo, navegaban por un río Támesis contando cisnes o patos. Es una vieja tradición que data del siglo XII, cuando la Corona comenzó a contar cisnes para asegurar un suministro para las fiestas. Ilustra muy bien, la casposa y decadente nación que un día fue el imperio mas grande del mundo y que hoy no es mas que un montón de caspa, pelucas y disfraces viejos.

Ceremonias extravagantes de recepción del Gobernador en la colonia de las Bermudas y la colonia de Gibraltar. Es indudable que a los británicos este tipo de manifestaciones les apasionan, y despliegan en ellas todo tipo de uniformes, banderas, plumas. Estos actos patrioteros, muestran una característica común a los colonos británicos repartidos por todo el mundo, su nacionalismo y la melancolía por el recuerdo de un imperio muerto. 

Y me recuerda mucho a una enfermedad mental, el Trastorno de acumulación compulsivo. Según la clínica Mayo: "Las personas con trastorno de acumulación compulsiva suelen guardar objetos porque: Creen que estos objetos son únicos o que los necesitarán en algún momento en el futuro. Los artículos tienen un significado emocional importante, actúan como recuerdos de tiempos más felices o representan a personas o mascotas amadas Se sienten más seguros cuando están rodeados por las cosas que guardan o simplemente no quieren desperdiciar nada". 

Plantar las raíces del conflicto en todas partes


La cuestión de Cachemira, Gibraltar o la cuestión Palestina-Israel ... Detrás de estos conflictos de larga duración, se puede encontrar el mismo perpetrador: Gran Bretaña. El imperio colonial más grande del pasado no solo dividió a la gente de las colonias de ultramar mediante los medios habituales de "divide y vencerás", sino que también plantó las raíces en el proceso de poner fin a la colonización y retirarse de las colonias, estableciendo territorios geográficos, tribales y legales. y otros obstáculos para la promoción de las tierras y los pueblos de estas regiones., contradicciones religiosas, que conducen a enfrentamientos y conflictos a largo plazo. El ex primer ministro británico James Cameron también admitió que muchos problemas históricos en todo el mundo están relacionados con el legado del Imperio Británico y su descomposición controlada.

El ejemplo más típico es la disputa a largo plazo entre India y Pakistán. Wang Peng, investigador asociado del Instituto de Estudios Financieros de Chongyang en la Universidad Renmin de China, dijo en una entrevista con la Agencia de Noticias Xinhua que cuando el Reino Unido se retiró del sur de Asia, la partición de India y Pakistán dejó atrás la cuestión de la propiedad de Cachemira, que dio lugar a constantes conflictos entre India y Pakistán, afectó la paz y la estabilidad del sur de Asia.

La revista estadounidense "Foreign Policy" señaló una vez que el mundo está "cosechando" la confusión sembrada por el Imperio Británico. En Hong Kong y Cachemira, los lugareños todavía están pagando por el desastre que dejaron los colonos británicos cuando se fueron. En España estamos pagando, la desastrosa influencia parasitaria con la colonia de Gibraltar.

La Colonia de Gibraltar y la "colonización oculta"


Gibraltar forma parte de otras colonias Británicas repartidas por todo el mundo

Los analistas señalaron que países coloniales como el Reino Unido convirtieron a las colonias en bases de materias primas en el pasado, lo que resultó en una estructura económica única y deformada. Ese colonialismo británico fue principalmente supremacista, arrebató a millones de negros, indios, aborígenes y pueblos nativos, de su historia y recursos en África, Asia o la India.  Hoy en día, Gran Bretaña y otros países han transformado gradualmente la antigua colonia de un gobierno directo a un control indirecto, llevando a cabo una "colonización oculta", es decir, basándose principalmente en medios económicos, y utilizando medios políticos, culturales y militares para controlarlos, interferir y saquearlos. Entre ellos, la práctica en el continente africano es la más típica. 


Tomemos como ejemplo a Nigeria, el mayor productor de petróleo de África. Ya en 2002, la Anglo-Dutch Shell Petroleum Company poseía el 55% de las reservas de petróleo del país, y su producción diaria promedio representaba el 40% del país. Sin embargo, Nigeria todavía se enfrenta a la vergüenza de "exportar petróleo e importar gasolina" debido a la falta de su propio sistema de producción y procesamiento de petróleo.


Los países de Europa y América, incluido el Reino Unido, a menudo interfieren en los asuntos internos de los países africanos con "subvenciones", "ayudas" y "préstamos" en duras condiciones. Obligan a los países africanos a copiar los modelos de desarrollo occidentales a través de las instituciones financieras dirigidas por Occidente. , lo que hace que estos países estén expuestos al desnudo Bajo el impacto de las materias primas occidentales, la economía ha estado en una recesión a largo plazo y se ha convertido en un apéndice occidental.


Además, Gran Bretaña también utilizó la Commonwealth para buscar el control de las antiguas colonias. En 2016, Maldivas anunció su retirada del Commonwealth, precisamente porque no estaba satisfecho con la participación de Gran Bretaña en los asuntos internos de Maldivas a través del Commonwealth. Los analistas señalaron que la Commonwealth es, en cierto sentido, una continuación de la estructura del imperio británico. Gran Bretaña no solo usó esto para influir e intervenir en los asuntos internos de la ex colonia, sino que también lo usó como punto de partida para intervenir en la asuntos de su región.


Esta estrategia de "Colonización Oculta" corrompe la convivencia y daña gravemente los intereses de muchas naciones que lo sufren. Para que irnos muy lejos si podemos comprobarlo los españoles en piel propia con el caso de la colonia de Gibraltar. En este territorio ocupado, las exhibiciones de poder militar del Reino Unido, a través de maniobras navales y la presencia de submarinos nucleares, son constantes y generan no pocos choques entre las fuerzas paramilitares de la colonia y la guardia civil española. Además, la insidiosa influencia de la colonia se extiende a los municipios cercanos, sobornando a alcaldes y sindicatos para que estos trabajen en favor de los intereses del Reino Unido.


Hay que señalar a Gibraltar cómo lo que es realmente, una base militar, almacén nuclear y un paraíso fiscal. Un territorio franco, que da cobijo y protección, a grupos criminales, a traficantes de drogas y a todo tipo de delincuentes que ven en el Peñón una zona franca para eludir a la justicia española y europea. La presencia de Gibraltar a supuesto la ruina para toda la bahía de Algeciras, convirtiendo a sus habitantes en mano de obra barata para los millonarios Llanitos.


Para reparar este agravio histórico, a principios de la década de 1960, el gobierno español planteó la situación de Gibraltar ante el comité de descolonización de las Naciones Unidas y la Asamblea General adoptó las resoluciones 2231, de 1966, y 2353, de 1967, por las que se instaba al inicio de conversaciones entre España y el Reino Unido para poner fin a la situación «colonial» de Gibraltar.


En una maniobra muy hábil, la respuesta a estas resoluciones por parte de las autoridades de Gibraltar fue una apelación al derecho a la autodeterminación. Algo que en absoluto estaba incluido en la resolución de la ONU.


El Reino Unido organizó un referéndum en 1967 para los gibraltareños, en el que el 99,64% de los votantes expresó su voluntad de permanecer bajo soberanía británica. Esta fue un respaldo mayoritario al gobierno de Londres. Hay que observar la astucia de los ingleses preguntando a los colonos si querían  entregar su colonia a los españoles ¿...? ¿Imaginamos si el gobierno de Israel le preguntara a los colonos judíos en Cisjordania, donde viven más de 400.000, si quieren pasar a ser palestinos, entregando los asentamientos al gobierno palestino? es de risa verdad.


Esta votación absurda, este referéndum de Gibraltar ridículo, es el que esgrimen los británicos y los llanitos para justificar su existencia como colonia. Pero el colonialismo carece de justificación alguna. África es la muestra evidente del terrible daño que el colonialismo británico ha causado. Gibraltar hoy, es un residuo de esta vieja y decadente gloria del colonialismo del siglo XIX. Algo injustificable en una Europa avanzada y democrática en pleno siglo XXI. Es un asunto que ahora mas que nunca, afecta a todas las naciones europeas.

Cuando salir del "mito colonial"

Como antigua potencia colonial, Gran Bretaña tiene una profunda mentalidad de "nostalgia" por el colonialismo de "el sol nunca se pone". Gibraltar es en si mismo un diorama viviente, un souvenir a mayor satisfacción de los nostálgicos nacionalistas del imperio británico. El sitio web de noticias británico "London Economics" publicó recientemente un artículo en el que una encuesta de este año encontró que el 30% de los británicos están orgullosos del colonialismo, y los británicos extrañan el colonialismo más que otros europeos. El artículo señalaba: "Lo preocupante es la falta de comprensión de los crímenes cometidos en nombre del imperio; esta situación es utilizada sin piedad por quienes defienden el imperio para promover su propia política cruel".

Las fanfarronadas y provocaciones del Ministro Principal Fabian Picardo contra España son constantes en sintonía con las amenazas que desde Londres acostumbran a lanzar sus políticos. Este populismo nacionalista ha cosechado gran popularidad entre la población de la colonia, visceralmente antiespañola. Director del tabloide The Sun Oliver Harvey con el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo

Los británicos están anestesiados ante el sufrimiento que su imperio ocasionó en el mundo, se dicen a sí mismos mentiras sobre cómo dejaron atrás una India mejor, una África más prospera o como llevaron la democracia a sus colonias. La propaganda británica ha silencio en todo el mundo las atrocidades cometidas por ellos. Así como los españoles hemos padecido una injusta leyenda negra, los británicos han disfrutado de una benevolente visión de su historia que incluso se ha idealizado en películas y la cultura popular. Injusto si, pero muy lógico si lo analizamos ¿Por qué sucede esto? No podemos olvidar que Israel existe gracias a Reino Unido y que el 100% de la industria del entretenimiento, se encuentra en manos del capital sionista. Toda la propaganda pro-británica (películas, series de televisión, libros y el relato histórico) es por lo tanto una pago de gratitud por los servicios prestados. 


Para los judíos, Reino Unido es su segunda patria en cambio España representa la nación que los expulsó y eso nunca nos lo van  perdonar. Los judíos de Gibraltar liderados por el ya fallecido Joshua Hassan, llamado por los colonos "padre de la patria, vincularon un fuerte nacionalismo como colonos al sentimiento de orgullo por el imperio británico. Sus símbolos forman parte de su propia identidad étnica. Saben que mientras Gibraltar sea británico, España permanecerá de rodillas y ese es el mayor placer para un sefardí del peñón. 


En mayo de 2015, Shashi Tharoor, ex subsecretario general de las Naciones Unidas y actual miembro del parlamento de la India, pronunció un discurso conmovedor en un debate en la Unión de Oxford . Hablaba a favor de la propuesta de que "Gran Bretaña debe reparaciones a sus antiguas colonias". El discurso se volvió viral y Tharoor se quedó perplejo.


Considere, por ejemplo, las hambrunas de la India durante el Raj: entre 1770 y 1947, los oprimidos sufrieron al menos 11 grandes y muchas menores, lo que provocó 35 millones de muertes. En comparación, la purga de Stalin mató a 25 millones, la Revolución Cultural de Mao mató a 45 millones y la Segunda Guerra Mundial mató a 55 millones. El gobierno colonial británico dejó morir de hambre a millones de indios en la gran hambruna de Bengala de 1943. 


A principios de 1942, Japón infligió un duro golpe a Reino Unido al ganar la Batalla de Singapur, permitiendo la invasión de Birmania. Esta colonia era una región significativa para la agricultura y la exportación de alimentos hacia muchas partes del Imperio Británico, especialmente a la India. Churchill decidió apropiarse de todo el arroz y trigo de la India para enviarlo a sus tropas, dejando morir a los hambrientos. En lo que se denominó "El Holocausto que Churchill" más de 3.000.000 de personas murieron de hambre, pero de esto nadie se acuerda la historia siempre la redactan con renglones torcidos los vencedores. 

Pero ¿Cómo podemos estar seguros de que los británicos fueron los culpables de esas muertes por hambre? Sencillo. No ha habido una gran hambruna en la India desde la independencia. Peor aún, la noción británica en ese momento era que la interferencia gubernamental para prevenir una hambruna era una mala idea. The Economist, por ejemplo, atacó a un funcionario por dejar que los indígenas pensaran que "es deber del gobierno mantenerlos con vida". 

El historial de la migración forzada del imperio británico no es algo que se pueda alabar. Una ruta entre Calcuta y Trinidad reveló tasas alarmantes de muertes entre los trabajadores contratados en los barcos: 12,5% de los hombres, 18,5% de las mujeres, 28% de los niños, 36% de las niñas y 55% de los bebés. Comparativamente, la estimación de la tasa de muerte de los esclavos encadenados durante el notorio 'Paso Medio' (la ruta del comercio de esclavos del Atlántico) fue de 12,5%. Según Tharoor, los trabajadores indios contratados tenían una lotería de vida o muerte con muchas más probabilidades de fallecer que los esclavos africanos.

Creo que se entiende la magnitud de los crímenes de este imperio, nada comparable a otros que hayan existido antes. Gibraltar es un recuerdo vivo, un souvenir para nostálgicos que nos avergüenza a todos los españoles.

Gibraltar es una humillante bofetada en la cara de cada español. Un foco de miseria, delincuencia y ruina para la bahía de Algeciras. Las mafias que promueven activamente la inmigración ilegal están financiadas por millonarios y ONGs que tienen su dirección fiscal en Gibraltar. ¿No resulta sospechoso que los inmigrantes nunca se dirigen a las costas del peñón inglés? Además por supuesto de la relación entre Gibraltar y la contaminación. Miles de vehículos constantemente atraviesan la verja, mas de 20.000, a lo cual se une el tráfico de su aeropuerto internacional, los trasvases de combustible en las aguas de la bahía y la parada de submarinos nucleares. 


Todos estos elementos, suponen un riesgo medioambiental y un foco de contaminación para los habitantes de la zona. Entonces  con todas estas evidencias contra la presencia de la colonia ¿Cómo se pueden preguntan los llanitos, porqué los españoles somos tan pesados con Gibraltar? porque ellos ocupan parte de nuestra tierra, que tantos siglos nos costo recuperar y que los ingleses por una traición nos robaron. Y nos ofende su presencia.  Mientras permanezca vivo ese decrépito asentamiento colonialista, España no podrá será una nación realmente libre. Además, desde la salida de Reino Unido de la UE, Europa permanecerá en la vergonzosa lista de continentes con una colonia extranjera en su territorio. 
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Contenido Relacionado